Si consideramos dos aspectos esenciales del ser humano —el juego y la curiosidad— y los combinamos con algo tan sencillo como el Memory y algo tan complejo como la ciudad de Barcelona, el resultado es un artilugio entretenido, singular y desafiante al que hemos llamado ¡Fotomemorizador!